Los seis hijos de Dios

Fotos: Jonas Bendiksen

Jonas Bendiksen ha conocido a Jesús seis veces. Sí, como lo oyes. Ha conocido a seis Jesuses. Movido por el deseo de investigar el (ilógico por naturaleza) tema de las religiones y la fe, un día tomó una decisión bastante lógica: ¿por qué no hablar con el propio Jesús? Durante tres años, este fotógrafo documental viajó por el mundo —desde Sudáfrica a Siberia, el norte de Inglaterra, Japón y Zambia— para encontrarse con Mesías contemporáneos: individuos que creen que son el hijo de Dios, que ha regresado a la Tierra. El libro resultante, El último testamento, publicado por Aperture/GOST Books, está lleno de fotos celestiales, conversaciones directas y extractos de las escrituras de cada uno de los Mesías. Así nos explica Jonas su peregrinaje, cuyo objetivo no era otro que entender el rol de la fe, la verdad y la devoción en la búsqueda de sentido en la vida.

Inglaterra, 2015. Roseberry Topping, North Yorkshire.
El Mesías David Shayler observa un eclipse solar desde la misma montaña en la que dio su particular Sermón del Monte en 2008.

“Hago fotografía documental desde hace 20 años. Empecé trabajando en Rusia y Siberia como fotógrafo freelance y, desde entonces, me he ido moviendo pero siempre me ha interesado la parte narrativa de la fotografía. Seguramente los proyectos que hago en un momento concreto son un reflejo de mis intereses en ese momento de mi vida y, en los últimos años, me ha interesado el tema de la religión y la fe. No crecí en un entorno religioso, pero siempre me han fascinado estos temas. Siempre me ha gustado leer escrituras y libros sobre religiones para entender qué significa realmente eso de ‘creer’.”

Rusia, 2015. Krasnoyarski Krai.
Comilona comunitaria durante un peregrinaje, el día del aniversario de Vissarion, el 14 de enero. Este día sus seguidores celebran la verdadera Navidad.   

“Me hablaron de uno de estos tíos  —Vissarion, en Siberia– hace mucho tiempo. En los años 90, cuando vivía en Rusia, él ya existía. Leí su historia en un periódico ruso y me fascinó. Así que cuando empecé a pensar en estos temas, me volvió la historia a la cabeza. Investigué si aún estaba vivo y si tenía seguidores que le creyeran y encontré a varias personas. Como ateo que soy, pensé: ¿cuál es la mejor forma de entender esto de la fe que hablar con el propio Jesús?”

Brasil, 2014. Brasilia.
INRI Cristo pedalea por su recinto a las afueras de Brasilia, en una zona que se conoce como “la nueva Jerusalén”. INRI son las iniciales que Poncio Pilato escribió encima de la cruz de Jesús.

“Primero me fui a Sudáfrica a visitar a Moses. Lo conocí en 2014. Toda la info que encontré de él fue un artículo de 300 palabras en un periódico local en la provincia de KwaZulu-Natal. Para saber si existía de verdad tenía que ir allí y llamar a su puerta. Así que fui, con un traductor de Johannesburgo, y me recibió con los brazos abiertos y terminé durmiendo en su casa una semana entera.”

Sudáfrica, 2016. KwaZulu-Natal.
Moses Hlongwane, más conocido como Jesús a secas, da un sermón durante su boda con Angel, una de sus discípulos. En la teología de Moses, el día de su boda fue el inicio del Fin de los Días (el apocalipsis). 

“Para mí, el proyecto va sobre la felicidad, sobre la búsqueda de sentido en nuestras vidas. De ese sentido creo que depende en gran parte la felicidad.”

Zambia, 2015. Ndola.
Jesús de Kitwe camina por un mercado divulgando el mensaje del Cristo salvador. 

“Muchas personas dicen que son unos locos, que se aprovechan de la gente o que son blasfemos. Pero, realmente, su historia no es más extraña o menos creíble que la de cualquier otra orden religiosa. ¿Por qué es más inverosímil lo que Moses en Sudáfrica o INRI Cristo en Brasil dicen que lo que dice el Papa en el Vaticano? Por lo menos, los seguidores de esta gente pueden sentir y tocar su presencia. Para ellos, Dios no es una fuerza abstracta con la que solo te puedes comunicar de forma abstracta y a la que nadie nunca ha visto. Su Dios es mucho más físico y real.”

Japón, 2016. Tokyo.
Jesus Matayoshi, un político japonés que se ha presentado a varias elecciones japonesas como la Segunda Venida de Jesucristo.

“Las comunidades que los rodean son todas muy diferentes, pero creo que lo que tienen en común es la completa aceptación de su verdad como la verdad absoluta. Yo siempre he sido esa persona racional, periodística, atea y científica que, en cualquier situación, siempre preguntaba: “¿pero esto es verdad o no?”. Supongo que con los años, aunque tampoco diría que soy un converso, esta pregunta me ha importado menos. Quizás en muchos de estos casos no es tan importante saber si ese tipo es o no es Jesús de verdad. Al final, esas personas y esas comunidades, a través de sus creencias han conseguido crear un sentido y tener unos objetivos e incluso algunas han construido algo muy admirable, desde el punto de vista de cómo viven y cómo se relacionan unos con otros. Si eso ha surgido gracias a su fe, pues bien por ellos. Por mí, adelante.”

Tags ~ , ,

banner_inta_perdiz7